Algunos dicen que el chef Miguel Taniyama es el más grande influencer de Culiacán, y no precisamente por que tenga millones de seguidores o pase todo el día activo en sus redes sociales, sino porque desde su restaurante TOMO Open Kitchen, ha logrado convocar a cientos de ciudadanos para unirse y trabajar con un mismo propósito: ayudar a los damnificados por el huracán Manuel en 2013 y los de ahora por las lluvias del pasado 20 de septiembre.

Desde el mediodía del jueves, el Chef Taniyama abrió las puertas de su restaurante para recibir a numerosos voluntarios con donativos y ayuda. Recuerda que desde las primeras horas del 20 de septiembre ya presentía que algo no estaba bien y que era momento de poner manos a la obra.

“Como a las 11 de la mañana del jueves, nosotros pensamos que todo se iba a poner muy feo, pero cuando vimos que los canales y ríos se estaban desbordando decidimos activarnos, y comenzar a cocinar para llevar a las personas un plato de comida caliente, tratando de llegar a las comunidades que más lo necesitan”, comentó Miguel Taniyama.

En ese momento, Taniyama convocó a través de sus redes sociales a quienes se quisieran sumar a la ayuda, con donaciones de productos en especie, manos para elaborar los alimentos o camionetas para poder llevar la ayuda a todas la comunidades. Logró reunir a decenas de voluntarios, a los que afectuosamente ya se les llama el Tomo Team en redes sociales.

La cocina del Tomo está abierta  desde las 8 de la mañana hasta que salga la última carga de comida para llevar a las comunidades. Por día se preparan entre 50 a 60 cubetas de comida, con las que se pueden alimentar de 5 mil a 6 mil personas y se preparan de mil 500 a 2 mil tortas. Preparan platillos como barbacoa, caldo de pollo, sopa fría, sopa de arroz, caldo de papa y pescado, entre otros.

 

Han logrado llevar más de 36 mil platos de comida a más de 70 comunidades como el Tamarindo, Costa Rica, Quila, La Platanera, Estación Rosales, Macario Gaxiola, 5 de Mayo, La Higuerita, Mezcales, el Pinole y  el Diez, entre otras.

 

Para muchos de ellos no es algo desconocido el apoyo que se necesita en tiempos de desastre, ya que la experiencia les ha enseñado cómo actuar y qué es lo que se necesita hacer, desde 2013, cuando apoyaron a los damnificados del huracán Manuel y en 2017, que se unieron para mandar apoyos a la Ciudad de México por el terremoto del 19 de septiembre.

“Esta ayuda que hacemos es un movimiento totalmente ciudadano, aquí hay voluntarios que van y vienen durante todo el dia, algunos por unas horas o minutos, otros vienen y aportan con sus manos y tiempo, otros traen donativos o prestan sus camionetas para llevar la comida”. mencionó.

“Lo que tiene el Tomo Team, como dicen por ahí, es que muchos de los que venimos ayudar aquí, somos gente que trabajamos día a día, que tenemos nuestras empresas, somos personas que nos ocupamos, no nos preocupamos solamente, nos ocupamos en generar una buena sociedad”.

El propósito de su labor es que la ciudad retome su normalidad lo antes posible, ayudando a los damnificados con alimentos, despensas, ropa, colchones y todo lo que puedan aportarles.

“Muchas de las personas más afectadas viven al día, no pueden dejar de trabajar una semana por que le afecta en su economía, sus cuentas y deudas que siguen creciendo y deben cubrirlas, y de lo que nos preocupamos es que las personas vuelvan a su vida cotidiana lo más pronto posible.” recalcó.

 

En su corazón nace el deseo de ayudar, porque cree firmemente que los ciudadanos se pueden organizar y apoyar a quien lo necesita, se reconoce afortunado y comparte con sus acciones lo que ha recibido y aprendido de la vida.

“Siento que si no lo hacemos nosotros ¿entonces quién empieza? Esto es un asunto de ejemplo, que la gente sepa que la sociedad se puede organizar para ayudar, que tiene la capacidad de hacerlo. Yo tuve un padre que me enseñó a dar lo que podía dar, a enseñar lo que podía enseñar y a compartir lo que podía compartir, y creo que la vida ha sido buena conmigo y siempre he tenido qué dar, qué compartir y qué enseñar.” dijo.

Para Taniyama ha sido difícil enfrentarse a la triste realidad que viven los ciudadanos en los sitios de desastre, le han dejado historias que hasta el día de hoy recuerda con sentimiento y un poco de tristeza. No suele ir a los lugares de desastre, prefiere quedarse en la cocina, haciendo lo que sabe hacer para llevar prontamente la ayuda.

“Muchas veces me preguntan si ya he ido a ver como están las comunidades, yo les respondo que no, y que no pienso ir, porque yo sé que cuando llegue a allá me voy a quebrar. Ya me pasó en el Huracán Manuel, me tocó visitar un poblado por Macario Gaxiola, y cuando bajo de la camioneta se me deja venir un niño y me dice ‘tengo hambre’, y no pude seguir ahí, me tuve que regresar, porque las cosas son complicadas y digo: si el niño tiene hambre pues tengo que ir a cocinar para el niño” recordó.

Por ello concentra sus esfuerzos cocinando y coordinando todo el apoyo que llega. Se siente feliz en su labor, porque ha mirado que las personas confían en lo que están haciendo. La forma de trabajo es muy simple, son los mismos voluntarios que traen los donativos quienes se encargan de cocinarlos y después entregarlos, así las personas saben y tienen la confianza de que la ayuda está llegando a dónde se necesita, dentro de Culiacán han apoyado las colonias de Villas del Río, Valle Alto, Los Alamitos y  6 de Enero, entre otras.

“Hoy yo creo que por la confianza que la gente tiene hacia nosotros en un dia logramos que sucedieran muchas cosas, lo que tardamos en lograr en el huracán manuel en una semana, ahora se logró en horas. Tan solo en las primeras 36 horas que hicimos el llamado como centro de acopio, se nos saturó nuestro cuarto frío, los que vinieron a darnos despensas o alimentos fueron muchos.” dijo.

 

Las historias del Tomo Team

Elsie Moraga es una de las voluntarias del Tomo Team, desde el primer día se unió sin descanso al apoyo para los damnificados, a veces cocinando, sirviendo o formando despensas.

En la estrecha cocina del Tomo, ha pasado la mayor parte del día desde el 20 de septiembre, en medio del calor por los hornos encendidos, partiendo verduras, desmenuzando pollo y armando tortas.

Cuenta que toda la experiencia de ayudar en estos momentos le ha dejado historias que jamás podrá olvidar, algunas buenas como el apoyo de la gente en los días más difíciles.

“El fin de semana aquí estaba lleno de apoyo ciudadano, que no podías caminar sin tropezarse con alguien. Todo el día estuvieron llegando familias a dejar despensa y fue increíble la solidaridad de las personas en estos momento.” Mencionó Elsie.

También le ha tocado vivir momentos que le han tocado profundamente el corazón.

“Tengo historias que seguro nunca voy a sacar de mi vida, como don refugio de Estación Rosales, que cuando le servimos comida, le ofrecimos para llevar a su familia, él nos dijo que vivía solo y que el río se había llevado su casa, que él tenía unos gatitos y una perrita recién parida  que también se llevó el agua, y cuando nos dijo esto se puso a llorar. Ahí tienes que dejar de servir e ir a abrazarlos, y consolarlos, porque la gente también quiere ser escuchada, y tienes que abrazar a personas que no conoces si las vuelves a ver, porque el lodo no te permitió ver su rostro, y te traes las historias, y cada historia tiene su nombre y no son solo los miles de damnificados, ni un número, son personas con vida propia y nombres.” señaló.

Luis Angel Armenta, es otro de los voluntarios y quien ha coordinado desde el primer día la recepción, armado y envio a las comunidades de los diferentes donativos que llegan a Tomo. No ha podido visitar las comunidades, pero ha podido vivir el encuentro con cada una de las personas que viven la experiencia de ayudar en las zonas de desastre.

“Me ha tocado que las personas que han salido a entregar vengan a querer contarme su experiencia, me ha tocado ver a gente llorando, gente devastada, gente que me dice que ya se quiere ir porque no aguantan todas las cosas que les ha tocado ver”, mencionó Luis Angel.

Ahora, los miembros del Tomo Team hacen un llamado para continuar con la ayuda, aún se necesitan manos y donativos, pero también  se necesitan acciones para prevenir que estos desastres se sigan repitiendo.

Si quieres apoyar se necesita:

Despensa:

  • Azúcar
  • Leche
  • Puré
  • Sopas
  • Café
  • Frijol
  • Arroz
  • Alimentos enlatados

 

Artículos de limpieza:

  • Jabón
  • Cloro
  • Pinol
  • Cal

 

Artículos de aseo personal:

  • Desodorantes
  • Jabón
  • Shampoo
  • Repelente
  • Papel de baño
  • Toallas femeninas
  • Pañales y articulos para bebe
  • Ropa  para niños y adultos
  • Colchones
  • Cobijas
  • Abanicos

Llévalos al centro de acopio de Tomo Open Kitchen en Boulevard Diego Valadés Ríos 1515, Proyecto Urbano Tres Ríos.

¿Te gusta nuestro contenido? Ayúdanos a compartirlo y síguenos en facebook @JoyCBV  donde descubrirás algo nuevo cada día. 

Facebook Comments

Etiquetas: , , , ,