La Ruta del Paladar: Homenaje gastronómico a Lola La Grande

Tuve la suerte de conocer a un tipo de mujer que no grita mami cuando se pincha un dedo, sino que prefiere estar con las manos sobre la barra de la vida, dando golpes con los nudillos al reclamar por sus pagos, en el entendido de que la vida es como un restaurante caro y…