El olor del café recién tostado y molido, impregna todas las mañanas en la calle Rosales. Pues ahí, está ubicada la Estación de Café Chiapas, donde, el grano de café es cuidado antes de llegar a tu taza

El lugar sirve café de la Sierra de Chiapas, de estricta altura y calidad; además de ser un punto de reunión para los estudiantes que transitan por la calle Rosales

El olor del café recién tostado y molido, impregna todas las mañanas en la calle Rosales. Pues ahí, está ubicada la Estación de Café Chiapas, donde, el grano de café es cuidado antes de llegar a tu taza.

Además de contar con un ambiente relajado, La Estación de Café Chiapas, tiene en su segundo piso un cuarto oscuro, en el cual, se encuentran granos de café a una temperatura adecuada y libre de humedad.

La consigna de esta estación, es enseñarle al paladar culiacanense que el café no es sólo una bebida que se toma caliente o fría, sino que además, requiere de cuidados desde su siembra hasta la taza, para que en verdad tenga un buen sabor.

En el menú se encuentran otras opciones como matcha, sodas italianas, postres, bagettes y waffles. La estación, cuenta con internet para los clientes, buena música y libros para quienes gusten de una buena lectura con un buen café.

La tierra es de quien la trabaja

Los granos que trabaja la estación, traen consigo parte de la historia donde, los alemanes, invadieron las fincas de la Sierra Madre de Soconusco, Chiapas.

En Chiapas existían unas grandes fincas, de las cuales, los alemanes se habían apropiado por medio de concesiones de gobierno. Fue entonces, cuando los chiapanecos se organizaron para que les regresaran sus tierras, ya que eran ellos, los que estaban trabajando las fincas.

Así se formaron los ejidos, comunidades que trabajan la misma extensión tierra, ayudándose entre todos para todas las actividades de siembra y que necesiten para progresar.

El ejido fue Llamado Mario Souza, por ser el nombre del abogado que gestionó la repartición de tierras y así, volvieran a manos chiapanecas.

Café de altura

A partir de los mil 450 metros hasta los mil 800 metros, sobre el nivel del mar, en la Sierra de Chiapas, es donde se siembra el grano de café, el cual es traído a Culiacán para que tu, puedas degustar el sabor y el trabajo de manos mexicanas.

Esta cafetería busca que, los culichis, sean más minuciosos a la hora de beber café, pues detrás de cada grano hay un proceso. Ve y comprueba tu mismo el trabajo mexicano.

En la estación puedes adquirir una bolsa de café ya molido, para tu cafetera.

Te gusta nuestro contenido? Ayúdanos a compartirlo y síguenos en facebook @JoyCBV  donde descubrirás algo nuevo cada día. 

Quizá te interese leer: Un drone que sabe cuando necesitas café y te lo lleva hasta dónde estés, la nueva idea millonaria

Facebook Comments

Etiquetas: , ,