El aguachile es uno de esos icónicos platillos orgullosamente sinaloenses que se ha convertido en un favorito tanto de visitantes como de la misma población local. Al tener una preparación sencilla, se trata de una de esas comidas que siempre se llevará bien con el ambiente de fiesta, música y cerveza, mejorándolo todo con el sabor picoso que lo caracteriza.

Los orígenes del aguachile se remontan a la sierra de Sinaloa, donde en sus inicios se preparaba con carne machacada en agua hirviendo y se les agregaban unos cuantos chiles chiltepines característicos de la región, con los que se le daba un toque picoso.

Con el paso del tiempo la receta migró a las costas de Sinaloa, donde rápidamente se sustituyó la carne por el camarón que era curtido con limón.

En la actualidad es un platillo muy famoso en los estados de Sonora, Nayarit, Baja California y por su puesto en el estado de Sinaloa, donde se dice que en Topolobampo y Mazatlán puedes encontrar las mejores recetas y sazones.

Existen tres formas de preparar el aguachile: el tradicional, el mestizo y el contemporáneo. El primero se apega más a la receta tradicional y se prepara con agua, chile chiltepín y camarón limpio. El mestizo es muy similar al tradicional pero el agua se sustituye por limón, sal y pimienta al gusto.

Donde vemos un cambio más drástico es con el estilo contemporáneo del aguachile, ya que depende de una variedad de recetas modernas que mezclan nuevos sabores y texturas, con ingredientes más exóticos como rodajas de pepino, mango, morrón, aguacate, tequila e incluso jugo de almeja. Además, en algunas variantes el camarón es reemplazado por atún o dorado, creando recetas únicas con sabores inusuales pero deliciosos.

¡Sea cual sea el que pruebes te garantizamos que te encantará!

 

¿Te gusta nuestro contenido? Ayúdanos a compartirlo y síguenos en Facebook @JoyCBV  donde descubrirás algo nuevo cada día. 

Quizá te interese leer: ¡Enamórate de estas playas vírgenes en México!

Facebook Comments

Etiquetas: , ,