BAHÍA DE ALTATA, Navolato._La víspera ya se había puesto cuando llegó a saludarme aquel portento de mujer. La había estando viendo de reojo mientras degustaba unos camarones al coco en el Restaurante Martin’s Beach, porque el Corredor Gastronómico Muelle 33 es como un comedor grande y alargado, donde los restauranteros atienden casi codo a codo a sus respectivos comensales, de modo que puedes mirar a la izquierda o a la derecha sin obstáculos que valgan y solazarte con el ambiente de fiesta culinaria que distingue al sitio, si es que no has decidido posar la vista al poniente y disfrutar del paisaje marino, ver a los lancheros surcando las aguas; o a quienes dan un paseo a esa altura del malecón, donde hormigón y mar se propinan cálidos besos.

Mariscos La Patrona ubicado en el Muelle 33, en Altata, Sinaloa.

Con una sonrisa como sol y destilando simpatía, con un tono dorado centelleante sobre su piel blanquísima, Érika Seamanduras me recibió en su marisquería con un caballito de tequila perfumado, que me vino de maravillas para resarcir la voluntad de seguir probando los platillos que se multiplicaban en cada punto de la agenda de degustaciones. Tras cada sorbo y antes del ofrecimiento de las delicias de su cocina, hablamos de la vida y de canciones, y en el trasfondo de sus palabras descubrí a una fémina de tronío -como dicen los españoles-, de libre albedrío, del tipo de mujeres que, cuando se pinchan un dedo, no gritan mami para resolver sus problemas.

Muy al ratito, Érika me presentó a su compañero de vida, Miguel Harraca, un sobrio argentino que recorre el mundo dando asesorías en cuestiones de turismo, y supe de inmediato que con ellos podría pasar una velada inolvidable -al calor de cualquier atardecer anaranjado de Altata-, frente a una botella de algo y donde con seguridad aflorarían temas de gran interés. En esas estábamos cuando de repente me trajeron su celebrada Torre 33, el estilo de emplatado de mariscos que se ha vuelto tendencia gastronómica en los últimos tiempos, primero en Culiacán y luego allende sus fronteras, esta vez compuesto por cinco pisos, que dan principio con una cama de ceviche y continúan con capas de camarones, pulpo, julianas de cebolla morada, cortes de pepino y cubos de tomate, hasta concluir con un topping de callos de hacha, coquetamente arreglados en flor. Espectacular.

Para colmo, pusieron ante mí el platillo que en el menú denominan La Patrona, justo como se llama la marisquería y también como han dado en nombrar a Érika, aunque en realidad hace referencia a la Virgen de Guadalupe. Era una preparación -plato estrella- con un filete de dorado como base, más una cama de camarones y pulpo (todo saborizado con una salsa cremosa) y para rematar: un estelar topping de queso gratinado, que logran tras la técnica del horneado. Para acompañar, había tortillas al comal, un platón de verduras frescas y una salsa de la casa, elaborada con un mix de chiles adobados y de chiles tatemados. Debo decir que fue un platillo de gran halago al paladar.

Platillo La Patrona, filete de dorado con cama de camarones y pulpo  rematado con queso gratinado,

Cuando usted vaya a Altata, asista a La Patrona y dese un lujo conociendo a la patrona, Érika Seamanduras, justo en el local 5 del Corredor Gastronómico Muelle 33. Gracias por permitirlo, añoradas Juanita Pérez y Natalia Hernández. Y es todo. Escríbame: contacto@al100xsinaloa.com

¿Te gusta nuestro contenido? Ayúdanos a compartirlo y síguenos en facebook @JoyCBV  donde descubrirás algo nuevo cada día. 

Quizá te interese leer: La Ruta del Paladar: Degustación en el Martin’s Beach

Facebook Comments

Etiquetas: , , ,