Cuando nos topamos aquella mesa de dulzuras, supimos que era como los sueños que teníamos cuando niños y recordamos las palabras de la chef repostera Christina Tosi, quien ha asegurado que nadie come galletas para sobrevivir, pero que en cambio proveen un placer infinito, un estado de libertad del espíritu.

Ligera gelatina de leche, uva y moras azules, cake pops, trufas de chocolate bañadas y sánwich- roll.

Pero que para alcanzarlo, habría que olvidar por un rato las calorías, sobre todo en estos días en que todo se quiere light y se anda tras la búsqueda de carne sin grasa, leche sin nata, cigarros sin nicotina, cerveza sin alcohol, café sin cafeína, fruta perfecta en su apariencia, aunque no sepa a nada, junto con tomates esféricos y de color rojo, si no, no, aunque éstos sepan a pepino y los pepinos sepan a la madre que los parió, como dijera el escritor Arturo Pérez-Reverte.

Asumida la situación, con ojos de asombro recorrimos el Brunch Infantil que prepararon los jóvenes chefs Angelly Jacobo y Cuauhtémoc Peñuelas, quienes ya nos habían sorprendido en otra ocasión, justo con un Coquembouche que habría hecho llorar a la mismísima Julia Child. Estábamos en su establecimiento denominado Gelly an Xocolatl, que -aunque pequeño- a nosotros se nos ensanchó un universo magnánimo de colores, sabores, aromas y texturas, compuesto por 10 sabrosuras, entre dulces y saldadas, preparadas para atrapar a los niños, para llevarlos a un mundo mágico donde es posible comer rico y divertirse. Y sin los kilos de azúcar que pudiera pensarse. Y hasta con proteínas.

Cupcakes de plátano, coronados de cajeta, crema batida y grajeas de colores; donas de vainilla con glaseado de chocolate, macarrones clásicos y crujientes, de dulce de leche.

 Allí estaba una charola con cupcakes de plátano, coronados de cajeta, crema batida y grajeas de colores; en ella también había donas de vainilla con glaseado de chocolate, coqueteando con unos macarrones clásicos y crujientes, de dulce de leche. En la composición de bocadillos, además estaba una pizza ball, esto es, bollos rellenos con pepperoni, queso y champiñones en salsa de tomate; y al centro de la pizza ball (que refleja la temática del bruch, inspirada en Toy Story, particularmente a Hamm, el simpático marranito), había espectaculares choux, unos rellenos con una combinación de kiwi y yogur, y otros con dulce de leche y crema pastelera. Asimismo, en la mesilla del Brounch Infantil sobresalía un ingenioso y elegante pastel de waffles, con capas de crema pastelera y un topping crocante y delicioso de tocino caramelizado con miel de maple. Una ricura abrumadora.

Pastel de wafles con crema pastelera, topping de tocino caramelizado con miel de maple.

 Nos pareció tan rico como fantástico -seguro que divertido para los niños-, que Angelly y Cuauhtémoc hayan incluido el bocadillo al que llamaron Sándwich-roll, que remite a música y a rol de canela, porque eso es: un rol vuelto emparedado de jamón y queso, con glaseado de mantequilla.

Y qué decir de los cake pops, que son trufas de chocolate bañadas con la misma golosina, pero en color azul, como el cielo y los sueños infantiles.

Sándwich-roll rol de canela vuelto emparedado de jamón y queso, con glaseado de mantequilla. y a un lado cake pops, que son trufas de chocolate bañadas con la misma golosina

Y ligera gelatina de leche, uva y moras azules. Todo el conjunto (la temática es a elección), ha de resultar especial para una reunión juguetona y gourmet por estas fechas del Día del Niño, que usted puede ordenar incluso por teléfono: 6671 99 60 55.

 Gelly an Xocolatl se ubica por el Blvd. Constitución 299 poniente, esquina con Morelos, colonia Jorge Almada, en Culiacán. La composición del Brunch Infantil se diseña al gusto. Es asunto de que llame o acuda personalmente. Por nuestra parte es todo. Escríbanos: contacto@al100xsinaloa.com

Facebook Comments

Etiquetas: , , ,