Nada más faltó la brisa de olas agolpándose en la cara. Y es que todo era tan marítimo, que casi me brotaban algas encima de la piel. Y de nuevo sentí orgullo por los productos sinaloenses, esta tierra y sus litorales con una abundancia fantástica para la creatividad culinaria, donde los pescados y mariscos ocupan un sitio espectacular. Fui al Restaurante Mar & Sea con infinidad de sabores costeños incrustados en la memoria, que para eso somos eruditos quienes habitamos esta región del norte, donde continuamente se disfrutan platillos que halagan los paladares en mil variadas formas. ¿Quién no ha degustado un aguachile de camarones, o unas crujientes lonjas de pargo frito? O la voluptuosa campechana que, cuando la comes, te asalta un poder chispeante y abrumador.

Tostada de camarón al cilantro

Atendido con esmero por la gerente Dulce Rocha, lo primero en servir fue una alucinada ‘Tostada de camarón al cilantro’, con el crustáceo en trozos y a carne viva, de textura traslucida, con una cama de pepinos en cubos y topping de aguacate, más una coqueta ramita de cilantro, salpicada con una vigorosa salsa negra, potenciada con chiles serrano, de árbol y chiltepines tatemados. La armonía de sabores se me precipitó en la boca; y fue tanta la frescura, que muy a lo García Márquez imaginé que bien podía haber jaibas caminando por la mesa y que los camarones iban a saltar de la tostada al rostro. Por si fuera poco, enseguida pusieron ante mí otra despampanante entrada.

Tostada coco mar

Se trató de la ‘Tostada coco mar’, esta vez con el camarón ya cocido, evidente por su color naranja/rosado, en una combinación con trozos de pulpo. La sensación tropical fue abonada con ralladuras de coco, jícama y zanahoria, más julianas de cebolla blanca. Y la adición de un bañado de salsa de piña, saborizada con toque de chipotle, fue de agradecer a la cocina, particularmente a Raquel Mendoza, quien luego se luciría con unos llamativos ‘Callos de atún’, estéticamente cortados en cubos y al natural, con topping de cebolla morada y filetes de chile serrano, que el comensal puede degustar tras la elección de salsas, o con la sencillez del limón y la sal. Cualquiera puede imaginar el cuadro de satisfacción: entradas deliciosas, vino tinto, cerveza helada y un servicio de primera a cargo de los capitanes Alfonso González y Christian Valdez. Apenas en el Mar & Sea.

Filete Nuevo Altata

Y cuando el sala Rodrigo Villagrana trajo el platillo principal de la degustación, esto es, el ‘Filete Nuevo Altata’, las pupilas se iluminaron frente a los magníficos cortes suprema, esta vez de robalo, salteados en aceite de oliva con un mix de especias, puestos en una cama de tajos circulares -asados- de nopal, panela y tomate gordo, que resultó en un conjunto soberbio sobre un espejo de salsa al vino blanco, con dejos de perejil seco, ajo y limón, coronado con una serpenteante ralladura de zanahoria.  Al probarlo, supe de inmediato que en el Mar & Sea abunda la sensibilidad artística de cepa gourmet, y que este filete -por su composición- honra la generosidad de los mares y el campo.

‘Callos de atún’ con topping de cebolla morada y filetes de chile serrano

En esta ocasión no voy a proporcionar precios, y sin embargo puedo asegurar que son francamente asequibles. El Restaurante Mar & Sea se ubica por el Boulevard Diego Valadez 1740, Desarrollo Urbano Tres Ríos, en Culiacán. Visítelo. Y es todo. Escríbame: contacto@al100xsinaloa.com

Quizá te interesa leer: La Ruta del Paladar: Los camarones capeados de Los Laureles

Conoce más, síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook @Joycbv

Instagram: @Joycbv

Twitter: @Joycbv

Fotografía: Internet

 

Facebook Comments

Etiquetas: , , , , ,