Edén Costa Azul retrata en sus fotografías la cotidianidad de su vida como pescador,  paisajes, aves y especies marinas son una constante en su trabajo.

Nunca asistió a una escuela o tomó clases de fotografía. De hecho, solo terminó la primaria, pero tiene algo que no se aprende en la escuela y es la sensibilidad para captar la belleza y el arte del mundo que le rodea.

Su nombre completo es Jesús Edén Urías López, pero desde que inició en la fotografía lo conocen como Eden Costa Azul. Tiene 55 años, está casado, tiene seis hijos y ha vivido casi toda su vida en el mismo sitio:  Bahia Santa Maria, Angostura, uno de los paraísos perdidos que aún quedan en Sinaloa.

Siendo apenas un niño, tuvo que dejar la escuela para aprender el oficio de pescador: usar la atarraya, redes y trampas de cangrejos, convirtiendo desde hace 42 años al mar en su medio de subsistencia.

Su jornada inicia desde muy temprano, despierta antes de las seis de la mañana, pasa por gasolina y hielo para después dirigirse a altamar.

Edén dice amar profundamente el lugar en dónde vive, pero reconoce que no siempre se dio cuenta de la extraordinaria belleza que lo ha rodeado y que se puede apreciar cada día al salir al mar.

 

La fotografía, su nueva pasión

Fue apenas hace cuatro años cuando descubrió en la fotografìa una forma diferente de ver y entender el lugar en que vive

“Hace varios años vino una señora buscando mariscos, yo estaba a la orilla de la playa y me preguntó si tenía, yo le conteste que no había salido al mar, entonces ella se detiene y me dice ‘Oiga, que bonito lugar es aquí’  yo le respondí que en mar adentro es aún más bonito, y me di cuenta de que los pescadores muchas veces no nos damos cuenta de lo que tenemos”, expresó.

Una de sus primeras fotografías la tomó con un antiguo celular con poca resolución, en ella retrató los huevecillos de un pulpo, en los que se aprecian los diminutos seres con tentáculos en espera de salir al mundo.

En su primera fotografía retrato los pequeños huevos de un pulpo

Al publicarla en redes sociales y compartirla con amigos comenzó a recibir buenos comentarios, lo que lo animó a seguir tomando fotos a todas esas maravillas que él miraba todos los días, pero que muchas veces no se había detenido a apreciar.

“Muchas veces yo he tomado fotografías de lugares o situaciones que en ese momento no les tomó gran importancia, pero cuando estoy en casa y las miro con más detenimiento me doy cuenta de que son muy bonitas.” reflexiona.

Con el paso del tiempo comenzó a tomar mayor gusto por la fotografìa, y se unió a algunos grupos en facebook donde compartía su trabajo con otros fotógrafos aficionados de todo el estado. Decidió adquirir una cámara semi profesional Nikon 3400 y a pesar de que nunca tomó clases de fotografía aprendió viendo tutoriales en youtube y escuchando el consejo de algunos amigos, como Marcopolo Amarillas y Roberto Veliz.

“Cuando recién compré mi cámara se me hizo difícil, porque no tenía conocimiento. Pero poco a poco uno va aprendiendo con tutoriales de Youtube y algunas veces platicando con amigos fotógrafos” mencionó.

Hace unos meses fue invitado a exponer una de sus fotografías en la Bahía de Altata, a través de la Secretaría de Turismo y el Municipio de Navolato.

Su obra se montó en la pasada Feria de la Pitaya, en el Museo de Arte de Sinaloa y presentará su trabajo los próximos 15 y 16 de septiembre en la Presidencia de Angostura y la Plazuela Municipal.

Su trabajo se puede ver a través de su página en Facebook como Bahía Santa María Angostura.

¿Te gusta nuestro contenido? Ayúdanos a compartirlo y síguenos en facebook @JoyCBV  donde descubrirás algo nuevo cada día. 

Quizá te interesa: La bahía de Santa María, el tesoro escondido de Angostura

Facebook Comments

Etiquetas: , , , , ,